La producción de sal y la Biodiversidad

Economia circular

La producción de sal y la Biodiversidad

La industria salinera española contribuye a la generación de espacios de desarrollo y protección de especies animales.

Un símbolo para la protección de especias animales es la construcción de salinas en diversas marismas de numerosas zonas costeras, con lo que se han creado ecosistemas y donde han proliferado diversas especies de aves.

Estas Marismas así modificadas, son parada esencial de las aves migratorias, y actualmente derivan en espacios protegidos, que en muchos casos pasan a denominarse Parajes Naturales. Se han convertido en zonas de alta riqueza acuícola, pues las aguas al aumentar la salinidad permiten una mayor proliferación de peces y un aumento considerable de su peso.

Entre las características beneficiosas de las salinas marinas destaca la mejora que produce en los suelos y el desarrollo de la avifauna, además de ser una actividad la producción de sal marina que contribuye positivamente a la protección de la capa de ozono, al no producir emisiones de dióxido de carbono.

Genera otros impactos positivos en la biodiversidad acuícola, ya que al aumentar la salinidad de las aguas, aumenta la población de peces, ayudando de esta forma al mantenimiento de los ecosistemas marinos.

Los humedales donde se sitúan las salinas marinas son ecosistemas que ofrecen una serie de características inigualables para la nidificación de aves, lo que les proporciona a las aves migratorias un lugar de parada antes de seguir sus largos trayectos migratorios cada año. Especialmente las aves lumícolas necesitan del fango para su supervivencia, por lo que utilizan los muros de las salinas marinas para sus nidos.

Las salinas como patrimonio cultural

La extracción de la sal ha sido, desde tiempos inmemoriales, una fuente de riqueza propia ligada al crecimiento económico y social de las poblaciones que lo explotaban. Hoy en día, se conservan gran parte de esas salinas milenarias en todo el litoral español cuyo legado merece ser conservado como una parte más de nuestro patrimonio cultural más genuino.

La revalorización, recuperación y promoción del potencial biológico, económico y cultural de las zonas húmedas costeras es otra de las aportaciones de la sal a la sociedad, que cuenta con el respaldo de proyectos impulsados desde la Unión Europea. Estos hábitats mantienen una total adecuación al entorno ecológico y se configuran como nuevos entornos generadores de riqueza.

Entre algunas alternativas de futuro que se prevén en estas salinas se encuentran: la acuicultura de estero, el ecoturismo, la educación ambiental y la producción de sal artesanal, conocida como flor de sal, tan apreciada entre los consumidores más exigentes.

Por otra parte, la sal es un producto en cuyo proceso de extracción y producción se aprovechan fuentes energéticas naturales y limpias como el calor solar y la energía cinética del aire. Esta circunstancia convierte a la industria salinera en una de las más limpias y respetuosas con el medio ambiente.

¿Tiene alguna sugerencia?

Rellene este formulario con sus datos y sus sugerencias.

 
 
 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto